Y otra broma telefónica

El viernes, después de comer, a punto de entrar en fase R.E.M. suena el teléfono:

Operadora: Buenas tardes, le llamo del Gimnasio X-Y-Z y quería ofrecerle un bono… bla bla bla..

Alberto: Es interesante, pero dígame, ¿hay “sauna”?

O: Sí, disponemos de sauna…

A: Disculpe, pero me refiero sauna… ya sabe… hombres fornidos…

O: (lo único que hace es tratar de continuar la lectura de un folleto y no entra al trapo)

A: (Cambio de tercio) La verdad es que los gimnasios no me gustan porque hay gente que va a mirar (recordando la canción de El Reno Renardo, “No quiero ir al gym“)… ¿Sabe a qué me refiero?

O: (Sigue tratando de continuar leyendo el panfleto)

A: Me refiero, a que te miran con ojos sucios… Y luego “terminan” lo que han visto… pervertidos de esos…

O: (como si de una voz grabada, apenas consigo que varíe su discurso). Bueno, le ofrezco a su familiar vernir el día de mañana (¿el día de mañana?, se refiero a mañana mismo) a probar las instalaciones.

A: (Cambiando completamente de tercio otra vez) ¿Mañana sábado?

O: Sí, mañana sábado.. bla bla bla…

A: Es que mañana no puedo trabajar

O: ¿Tiene que trabajar mañana?

A: No, justo lo contrario, no puedo, debo respetar el sábado…

O: Pero si no trabaja…

A: Es que Dios no me permite hacer nada mañana, el Sabbath, ¿sabe?

O: pi pi pi… (ha colgado)

¿Se habría hartado de mis “gracias”?, ¿No le gustan los fundamentalistas religiosos y sí los que van a “otras cosas” al gym?…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s