De crucero (V)

Hoy llegamos a “Costa Maya”, un puerto muy cercano a Mahahual. El día estuvo muy malo, con el mar algo picado, viento y lluvia (la época de lluvias empieza ya). El barco estuvo a punto de no atracar y así nos lo aseguraban todos los tripulantes. Hubo alguno que comentó que no entendía por qué el capitán seguía intentando atracar. Al final, el Oasis of the Seas, de Royal Caribbean nos hizo de pantalla y pudo atracar el barco. Pensaba que el barco en el que iba era grande, pero tras ver el otro, parecíamos la barca auxiliar.

Con lluvia y todo decidimos salir. Aquí no teníamos excursiones, ya que consistían en días de playa y para eso no me hace falta pagar, así que nos dimos una vuelta por el puerto. Como ya comenté, los puertos parecen los aeropuertos con las tiendecillas, por lo que dimos una vuelta. El caso es que como atracan barcos más grandes y lujosos, los precios estaban por las nubes aún con el regateo (donde se llegan a conseguir hasta “descuentos” del 50%). Al final, cansados de esa “jaula para gringos”, preguntamos cómo ir al pueblo al personal de seguridad. Justo a la salida del puerto hay taxis que por dos dólares por cabeza te llevan al pueblo (precio fijo). Cogimos uno y le pedimos al taxista que nos llevase a donde él iría a comer, nada de sitios para turistas. Nos llevó a un restaurante de “comida corrida” que le llaman donde por 5 dólares nos ponían un plato, así que le dijimos que por 15 (para los dos) nos hiciera un menú degustación, el cual fue acompañado de agua de horchata (pero no de chufas, sino de arroz). La verdad es que comimos genial y nada que ver con la comida mexicana del barco.

De allí nos dimos una vuelta por la playa (en la siguiente calle), de arena blanca, con las palmeras y muchos más puestos para comprar. A mi ya me daba cosa cómo regateaba Alicia, pues casi parecía un abuso.

De vuelta al barco por la tarde, fuimos al espectáculo antes de la cena, que esta vez, en vez de ser con bailarines, era con dos cómicos. Otra vez más, oliéndome el percal (los bailarines solían interactuar con la gente), mejor fue sentarse en la segunda planta, para estar lejos del escenario para evitar que me sacasen, lo que ocurrió con muchas personas.

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s