Vacaciones de verano 2010 (I)

Como ya va siendo habitual, otra vez más tengo que excusarme por no escribir nada… pero como siempre, hay motivo: las vacaciones (¡por fin!).

Al igual que todo final de trimestre (junio), un poco liado, buscando cerrar todos los posibles negocios y, junto con el comienzo en los primero días de las reuniones sobre qué hemos hecho bien, mal, futuras acciones y planificación en general. Ese primer fin de semana la verdad es que no hicimos nada remarcable, por eso no escribí nada, pero luego con la llegada de las vacaciones, sin un PC cerca y mi manía de postear siempre a posteriori, ha hecho que me retrase un poco.

Las vacaciones llegaron el día 7 y, la verdad, con un destino no previsto: Holanda. En los últimos días del trimestre, me surgió un curso en la oficina central para Europa, situada en La Haya. Esos días ya los tenía pedidos, así que, los tres días del training los cancelé para poder asistir y poder ir a mitad de precio (a mi me pagan el vuelo y el hotel).

Avión en Schipol

Pues bien, ese día, el vuelo salió a las 6:50, bien tempranito, para llegar a Schipol (Amsterdam) a primera hora. De allí, estuvimos mirando cuál era la mejor forma de ir a La Haya (sería nuestra base de operaciones esa semana) en tren y ver qué clase de bono turista nos salía más a cuenta, preguntando en la propia oficina de turismo del aeropuerto. Al final, nos compramos la OV Chipkaart, recargable en cajeros especiales y luego, mediante proximidad la pasas en los distintos medios de transporte: tren, metro, buses… Su funcionamiento es sencillo, pues se pasa antes de entrar al tren o en los lectores del bus/metro y te cobran lo máximo (20€ en tren, por ejemplo). Luego, cuando sales, la vuelves a validar y te devuelven lo que sobre de tu trayecto. Es decir, si haces el “truco” de pasarla una vez, entonces pagas lo máximo. También, los revisores van provistos de una PDA para comprobarlo. Además, los precios pagando con dicha tarjeta son más ventajosos que comprando directamente el ticket. La única pega es que tienes que tenerla cargada con suficiente dinero para que puedan cobrarte el trayecto máximo aunque luego te devuelvan.

En el tren, desde el aeropuerto a Den Haag

En el tren, desde el aeropuerto a Den Haag

En plan turístico, está la Holland Pass, donde hay varias categorías, cogiendo la más cara, la XL, que incluía tickets A, B, C, D, E y XL. Esta tarjeta se acompaña de un libro, donde en las diversas ciudades de Holanda, te indica las atracciones que puedes visitar y qué clase de ticket es necesario. Las más caras son tickets A, B y XL.

Alicia quedó impresionada con el conocimiento del Inglés de allí; puedes hablar con quien sea que sin problema podrá responderte. Tras este periplo turístico, ya fuimos del aeropuerto, al en tren y luego en tranvía para terminar en el Golden Tulip, que es el hotel al que suelo ir. Llegamos sobre las 11:30 más o menos y, tras dejar las maletas, salimos de allí a ver La Haya.

Más o menos el centro ya lo conozco, así que llevé a Alicia por allí para enseñarle los sitios en los que he estado. Ese día, comimos las típicas “Frites”, un cono de patatas fritas con mahonesa que es típico de la zona. Además, fuimos al mejor sitio, o eso decía su cartel. Tras un paseo, llegamos al hotel, sobre las 18:30, quedándonos dormidos hasta el siguiente día. La verdad es que yo estaba reventado, pues estuve hasta las tantas el último día cerrando todos los temas pendientes y evitar problemas en mis escasos días de asueto.

Frites!, ricas ricas

Frites!, ricas ricas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s