De boda… y esta vez la mía

Había comentado que andaba bastante liado últimamente y como podéis ver por el título, ya os podéis imaginar por qué. Tras las peripecias con el gordo incubador de almorranas, por fin nos comentaron que todo estaba en orden y que podíamos acercarnos a elegir el día.

Por mi trabajo, o bien era ya mismo o bien pasado junio, así que, como Alicia no perdona los 15 días de vacaciones que nos dan, lo hicimos lo antes posible, el día 13 de Mayo, jueves, de 2010. La idea es que fuésemos cuatro gatos, pero al final la cosa se nos fue de las manos y acabamos con un bodorrio de 18 personas, lo que sigue siendo todavía manejable, todo sea dicho.

En casa, antes del juzgado

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

En los juzgados

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Ceremonia

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Para los preparativos, además del juzgado, buscamos restaurantes en Alcalá, sobre todo cercanos para ir tranquilamente andando tras firmar con el juez. Los había de todos los precios, pero si bien unos se subían a la parra (y eso que nadie sabía que era boda, sino que les íbamos con el rollo de “celebración privada” para evitar que nos sablasen con precios astronómicos por boda), otros nos obligaban a menús cerrados con poco margen de elección. Finalmente fuimos a La Cúpula (con el consiguiente chiste al respecto). Unos días antes (Alicia sola en casa y yo desde Bilbao) también terminamos la invitación, que como no, tenía que ser a través de internet. Todavía sigue colgada y la podéis ver aquí.

Aún con toda la preparación previa, incluso en el mismo día de la boda hubo un cabo suelto: la tarta. Para solucionarlo, la compramos por el camino del juzgado al restaurante. Eso sí, antes estuvimos de sesión fotográfica desde la puerta del Juzgado a los patios interiores del edificio histórico de la Universidad de Alcalá. En mitad de la sesión, se puso a llover, aunque afortunadamente duró poco y pudimos ir tranquilamente al restaurante. Sobre las fotos, Alicia las ha estado retocando para enviarlas a un servicio online en el que te envían el álbum en papel a un precio razonable. Además, te dan un software para que prepares cada página.

Salida del juzgado

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

En la universidad

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Una vez en la comida, aunque yo había tratado de evitarlo, los típicos gritos de “vivan los novios” y “qué se besen” no tardaron en llegar. La verdad es que me incomoda bastante, pues no me gustan las celebraciones con gritos que más parecen otras cosas… además, había gente que estaba allí comiendo que nada tenía que ver y no quería molestarles.  La comida consistió en unos entrantes, empezando por una tacita de consomé que entró sólo, seguido de patés, pimientos rellenos, salmón y de ahí pasamos al principal, solomillo de cerdo al brandy o pescado (no recuerdo bien, pues no soy muy amigo de los peces).

En La Cúpula

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

Hacia el final de la comida, con el postre, nos sacaron la tarta que llevábamos pero tuvimos un momento pánico cuando nos sacan también una espada con el logo del local… ¡que nos cobran suplemento boda!, pero no, no nos dieron la espada y no hubo suplemento alguno. Tras el postre, Sara tocó el violín y nos hicieron hacer un pseudo-baile. Le llamo pseudo porque no sabemos bailar, así que cualquier parecido era pura coincidencia.

De La Cúpula nos fuimos al Hemisferio, una cafetería cercana, donde nos tomamos un café. La tarde terminó con pinta de querer llover pero no hubo problema, nos despedimos y cada uno al hogar, haciendo esta boda bastante distinta a la típica con música, bodorrio, barra libre y demás diversiones paganas.

De copichuelas

http://picasaweb.google.com/s/c/bin/slideshow.swf

En el "Antaño"

El Antaño es muy posiblemente el mejor restaurante de Alcalá, así que, como Alicia aprobó el Profiency, fuimos allí a celebrarlo.

Para compartir y a modo de entrante, pedimos unos huevos estrellados con jamón. No escatimaron en absoluto con el jamón. Excelente, con sus vetas… impresionante, al igual que los huevos y las patatitas.

Para continuar, Alicia pidió presa ibérica con alioli y yo pedí carrillera de ternera de 36 horas de cocción a baja temperatura. Impresionante todo, la carne se desacía, el puré de patatas de acompañante de color morado y las cebollitas caramelizadas…. mmmm, riiiico.

De postre, y para compartir tras tantos excesos, una trilogía de chocolate muy interesante.

El garito está muy bien, pero tuvimos un problema: un pareja de paletos (rednecks), que no hacían más que dar voces y alardear de que estaban ahí porque les había tocado la lotería, además de su hija pequeña que sólo podía estar callada si ponía un cacharro con la música “Hey! Baby” en versión bailonga. La verdad es que lo arruinó todo, pues para tener ese ambiente, nos hubiésemos ido a un McDonalds, además que el personal no dijo nada ni nos pidieron disculpas o compensaron, así pues, no me planteo volver.

Es una lástima que un sitio, a priori interesante, sea peor que comer en cualquier hamburguesería familiar de los alrededores de un polígono industrial.

Y me da igual parecer un clasista, si pago una pasta por una cena en un sitio “bien”, lo quiero todo perfecto y sin excusas.

En la radio

Hoy, de casualidad escuchando la radio local de Alcalá, dieron el número de teléfono al que llamar para comentar la nevada y qué problemas veíamos por la zona.

Sin pensarlo, cojo y marco el número. Al descolgar (estaba convencido que comunicaría) me pasan con una redactora del programa quien toma nota de mi número para llamarme en cinco minutos. Dicho y hecho, a los cinco minutos, me suena el teléfono y comienzo a oir la radio por él. Pasa un minuto hasta que la presentadora se dirige a mi: ¡Estoy en antena!, ¡en directo!.

Si hubiese sido la tele, siempre puedes hacer un calvo, pero, ¿y en la radio?. Al final comenté un poco la situación: calles en las que no da el sol, los coches han aplastado la nieve y ahora es un capa de varios centímetros de hielo.  Al llamar a la policía para notificar la situación, te dan lista de espera. Además, por donde vivo, se está cayendo la nieve de los tejados, como si de un alud se tratase… espero que no tengra trozos grandes y le hagan daño a alguien o algo.

En cualquier caso, está claro que no estamos preparados para este tipo de fenómenos, aunque es cierto que ocurren una vez cada varios años.

Temporal en Alcalá

Estos días está haciendo mucho frío.

El otro día, un polar que tenía en el tendal, al recogerlo estaba tieso:


Pero lo peor ha venido hoy:

Vista de la nevada en la zona privada de la urbanización

Vista de la nevada en la zona privada de la urbanización

Según indicaban en la radio, por el centro de Alcalá eran necesarias las cadenas. Por lo pronto, lo tenía de vacaciones el día para ir a Badajoz, pero parece que no va a poder ser…

Encerrados en el parking

Ayer, fuimos a Alcalá, pero primero pasamos por un Telepizza para recoger la cena. Como es una calle muy complicada (calle del Ángel), parece ser que tienen un acuerdo con un parking justo al lado, en el que te dejan meter el coche y al pagar la pizza te validan el ticket para que sea gratis.

Llegamos al sitio sin problemas, había otros coches entrando al parking y seguimos tras ellos. Termino de aparcar, un poco complicado, pues es de esos aparcamientos con muchas columnas y descubrimos la sorpresa: estamos encerrados.

La puerta de entrada de vehículos debió cerrarse tras nosotros y el acceso de peatones se abre con llave desde dentro, así pues, los otros que entraron tendrían plaza comprada o similar. No me preocupaba no poder salir de ahí, pues se llama a los bomberos y listos, pero sí me preocupaba sacar el coche, ¡a ver luego cómo me vuelvo a casa si tengo que esperar al lunes a recogerlo!.

Hubo que llamar al Telepizza a que viniese alguien con el mando, pero en ese rato, entro otra persona, así que Alicia se quedó tapando el sensor y pude sacar el coche. Mientras tanto, llegó el Telepizzero alucinando de cómo pudimos meter el coche, pues el parking cierra los sábados a partir de las 15:00.